Monthly Archive junio 2017

Poradmin

Una Imagen (de marca) vale más…

Todos hemos leído y escuchado alguna vez la expresión “Imagen o identidad de marca”, pero ¿sabemos exactamente a qué se refieren? Cuando los especialistas en marketing hablan de “Imagen o identidad de marca” no se refieren exclusivamente al logotipo que solemos reconocer, sino que esto lleva asociadas unas ideas y unos valores que cada empresa quiere transmitir, a través de sus elementos gráficos, sus hechos, sus publicaciones y su filosofía de empresa. Conseguir un buen reconocimiento (o posicionamiento) de estos elementos en la mente del público es el fin de las acciones de marketing.

La identidad e imagen de marca (o branding) tiene una parte subjetiva, pues el cliente es lo primero que percibe antes de plantearse contratar nuestros servicios o comprar nuestros productos; por tanto es vital dedicarle inversión y tiempo, tanto para pequeñas empresas, como medianas, grandes, emprendedores…

La identidad de marca sería lo que nuestra empresa es, lo que transmitimos, y la  imagen de marca vendría a ser lo que los consumidores perciben, cómo nos ven. Si ambas coinciden es que nuestro plan de marketing está bien enfocado, si no es así, cabría revisarlo y adaptarlo. Tanto la creación como las revisiones anuales deben correr a cargo de profesionales del diseño y del marketing y posicionamiento que te ayudarán a llevarlo a buen término.

El posicionamiento es el lugar que ocupa la imagen de marca en la mente del consumidor y, por tanto, que permite diferenciarla de la competencia. La diferenciación respecto a nuestros competidores es un factor muy importante a la hora de ser una compañía única, por lo que tener una estrategia de comunicación muy clara y distinta al resto de empresas es vital. Hay que ofrecer un valor añadido que solo poseamos nosotros y saber transmitirlo a través de nuestros elementos.

Es tal la importancia que debe dársele a la estrategia de branding, que sin establecerla de manera coherente podríamos estar perjudicando al desarrollo de una compañía. Según laculturadelmarketing.com, existen unas pautas que podemos seguir para conseguir un buen resultado:

  • Crear y Desarrollar un Manual de Imagen Corporativa, que unifique el estilo de cada aparición de la marca (logotipo, tipo de letra, colores, tamaños, colocación, fondos, etc.)

  • Cuidar la comunicación de la empresa para clientes, proveedores, empleados, etc. Mantener el mismo estilo y tono siempre.

  • Mantener una imagen homogénea en todos los formatos y soportes donde aparezca la marca (web, email, redes sociales, catálogos, merchandising, tarjetas de visita, etc.).

  • Las campañas de publicidad deben ser coherentes con los valores que la imagen quiere transmitir, no entrar en contradicciones.

  • Lanzar acciones bien diseñadas y meditadas, más vale una buena que diez malas.

  • Preguntar al cliente sobre la imagen percibida, para poder aplicar correcciones y modificaciones en futuras acciones.

En todo ello entra el papel fundamental que ostentan los diseñadores, ya que su objetivo principal es el de captar la personalidad de una empresa y su marca y reflejarla en flyers, tarjetas de visita, membretes, logos o webs corporativas. Como explican en diseñocreativo.com, “la nueva era de la sobreexposición publicitaria hace esta labor aún más importante y meticulosa”, puesto que, como decíamos al principio, una imagen vale más que mil palabras!

 

Si consideras interesante este artículo, puedes recomendarlo o compartirlo 😉

Poradmin

10ª Fira del Comerç de Bétera

CSC Comunicación participará este fin de semana en la 10ª Fira del Comerç de Bétera, con más de treinta comercios representados de todos los sectores comerciales y de servicios. Con expositores, actividades de ocio infantiles, talleres, presentaciones, descuentos exclusivos y zona de hostelería.

Días: 9, 10 y 11 de junio de 2017

Lugar: Recinto de Mas Camarena, junto a la rotonda de entrada

 

Poradmin

¿Quién es el Community Manager?

Desde hace unos años no dejamos de oír la expresión “Community Manager” (o Social Media Manager) como nueva profesión surgida al calor del crecimiento de las marcas en las redes sociales. Pero, ¿sabemos la importancia que tiene para nuestra empresa? Intentaremos hacer a continuación una pequeña recopilación de características y funciones para responder a esta pregunta.

Según Eduardo Martínez, de Comunidad IEB School, “El Community Manager es el profesional responsable de construir, gestionar y administrar la comunidad online alrededor de una marca en Internet, creando y manteniendo relaciones estables y duraderas con sus clientes, sus fans y, en general, cualquier usuario interesado en la marca”.

Además de los estudios en comunicación, estrategias comunicativas y otros estudios especializados, la figura del Community Manager ha de tener empatía para conectar con los demás, bien sean clientes o compañeros de la propia empresa, una gran dosis de creatividad e ingenio, para elaborar contenidos atractivos, experiencia en redes para conocer el medio de trabajo, y habilidades sociales y tecnológicas, para saber responder y trabajar en forma multimedia.

Este profesional de la comunicación online ejercerá diferentes funciones, cuyo último fin es hacer crecer la comunidad de la marca, aumentando las conversiones, no tanto en ventas, sino en seguidores y prescriptores de nuestra marca.

Para empezar, su función será crear y gestionar los perfiles de la empresa para la que trabaja, para que tengan uniformidad y reflejen el espíritu de la empresa. Será la voz y la imagen de la marca en las redes sociales y deberá transmitir los valores de la empresa a la comunidad.

Dentro de esta función principal, su tarea es comunicar, esto es, fomentar la comunicación entre la marca y el público, potenciar una comunidad alrededor, crear contenidos atractivos y de calidad, creativos, tanto para las redes como para la redacción del blog corporativo. Para maximizar el efecto de estas publicaciones, el Community debe conocer las horas de máxima audiencia del sitio, aunque deberá publicar a cualquier hora para llegar a un máximo público objetivo.

Con tal de crear los contenidos adecuados a la audiencia, ha de investigar y controlar cuáles son los intereses de la comunidad, buscando entre las tendencias para ofrecer un contenido que aporte valor, incluyendo el que ofrecen otras empresas del sector.

Asimismo, el Community Manager tiene que seguir y monitorizar las propias publicaciones para elaborar informes con estadísticas sobre los temas que han interesado más, los horarios en los que más audiencia han tenido, etc., de manera que pueda conocer no sólo a los seguidores, sino también al público objetivo. Sólo así conseguirá mantener unas relaciones duraderas y estables, primero como “amigo” para luego convertirlo en cliente, recoger su feedback, y poder mediar entre la empresa y los clientes, favoreciendo la solución a los posibles problemas que puedan surgir. Es importante que los clientes se sientan escuchados.

Otro tipo de público que interesa a la empresa, y que el Community debe reconocer y cuidar, es a los prescriptores, personas que recomendarían tu empresa a otros amigos, para mantenerlos y mantener su fidelidad, interactuando con ellos, tanto en plataformas online (redes sociales, blogs y foros), como en plataformas offline (eventos, conferencias y encuentros).

El Social Media Manager debe saber definir, preparar y ejecutar estrategias de comunicación, planificando minuciosamente cada detalle y anticipándose a los efectos que tendrá cada acción, especialmente si surge algún tipo de crisis online. Esta estrategia debe estar identificada con la de otros departamentos, especialmente el de comunicación, marketing, publicidad o ventas de la empresa.

Para llevar a cabo toda esta labor, tanto de forma interna en una empresa concreta, como de forma externa, a través de la figura del freelance o agencia especializada, el profesional de la comunicación tiene que tener una gran capacidad comunicativa, de redacción y documentación, sobretodo en el medio online. Debe poseer conocimientos sobre estrategias de comunicación en línea para llegar a la comunidad de manera efectiva.

En su carácter debe primar la empatía, saber ponerse en el lugar de los demás, y tener una respuesta moderada, sin ser impulsivo ni brusco en sus reacciones.

Y, finalmente, es muy importante, como hemos señalado más arriba, que sepa trabajar en equipo y con otros departamentos (publicidad, ventas, marketing, etc.), y que disponga de una total dedicación a la empresa, con un amplio horario.

Como puede verse, el papel del Community Manager no es nada sencillo, ni puedo ejercerlo cualquier persona que no tenga cierta formación especializada, ciertas destrezas y cierta experiencia en el mundo online.

Si se pretenden alcanzar buenos resultados y que nuestra marca goce de una buena imagen en la red, es importantísimo contar con un Community Manager profesional, de estas características, bien sea interno o externo, y que cuente con nuestra total confianza.